¿Estáis planeando vuestro viaje por la costa gallega? ¿Habéis oído hablar de los pueblos pesqueros con más encanto de Galicia? ¿Queréis probar a qué sabe el mar? Para los que ya tengáis la mente en las vacaciones, hoy os damos una serie de consejos para visitar Galicia que os serán útiles en vuestro próximo viaje a la costa gallega.

1. El concepto ría: si vuestro plan es recorrer la costa tenéis que tener claro qué son las rías que forman nuestro paisaje. Se trata de valles inundados por el mar y en sus orillas iréis encontrando pueblos, villas y ciudades con una larga tradición marinera. De hecho, gracias a las rías tenemos más de mil kilómetros de costa, que se dice pronto, pero son muchas horas de coche! Para orientaros bien por la costa, lo mejor es conseguir un buen mapa o GPS e ir eligiendo en qué pueblos con encanto queréis ir parando.

MuxíaFotografía www.turismo.gal

2. Itinerario: según el número de días que tengáis, lo mejor es centrarse en una zona o priorizar las visitas que más os interesen. Hay gente que en el mismo día quiere visitar Baiona y la playa de las Catedrales. ¿Es posible? Sí. ¿Recomendable? No. Acabaréis más estresados que los concursantes de Pekín Express. Centraros en lo que más os interese y dejad alguna cosa para vuestro próximo viaje.

3. Visitas y reservas: aunque vayáis a la aventura e improvisando sobre la marcha, hay cosas que debéis planificar para no llevaros sorpresas. Por ejemplo, si en vuestro plan está visitar las islas Cíes, lo mejor es que reservéis con antelación, ya que al formar parte de un Parque Nacional, el número de visitantes diario está limitado. No querréis llegar allí al muelle y quedaros con cara de sorpresa mientras veis como zarpa el barco. Lo mismo pasa con la famosa playa de las Catedrales en verano, en donde deberéis sacar un permiso para su visita.

4. Clima: es Galicia, todo depende. Aunque estemos en pleno verano, no os dejéis eclipsar por el sol de mediodía porque a primera hora de la noche refresca. Llevad siempre una prenda de abrigo para el anochecer y obligatorio en el caso de que salgáis a navegar. Tampoco os desaniméis si a primera hora de la mañana amanece nublado, puede despejar. Depende del día, pero ocurre más veces de lo que imagináis. Lo mejor, en caso de duda, es preguntar a un local, nos encanta hablar del tiempo. Hay marineros que por la forma de las olas pueden predecir qué tiempo va a hacer al día siguiente con total acierto.

5. Dónde dormir: tenéis opciones para todos los gustos y presupuestos. Galicia  presume de verde, por eso podéis elegir sitios en plena naturaleza, camping al lado de la playa, acogedores hoteles entre viñedos o incluso la casa de árbol que todos hemos soñado alguna vez. Una vez más, en los meses de temporada alta, siempre es recomendable reservar con antelación.

6. Aquí hay playa: las playas gallegas son de postal caribeña, de fina arena blanca y aguas cristalinas. La temperatura del agua no es ningún secreto, está fresca, aunque siempre escucharéis en la playa a algún optimista, de la zona seguramente, que diga que ‘está buenísima‘. Lo mejor es que lo comprobéis vosotros mismos, después siempre podréis presumir de que os bañasteis en el Atlántico. Otra opción muy habitual son los clásicos paseos por la orilla. Eso sí, si os encontráis a pie de mar con suculentas almejas o berberechos, tened en cuenta que esta práctica de coger marisco está prohibida y peor aún podéis intoxicaros y arruinar lo que queda de viaje. No vayáis de aventureros y elegid otras opciones mejores para conocer de primera mano cómo trabajan las mariscadoras.

7. Del buen comer: lo sabemos, uno de los motivos de vuestra visita a Galicia es por su marisco y encantados de que deis buena fe de ello. A la hora de comer marisco hay que tener en cuenta la regla de las meses con “R”. La mejor época va a ser de septiembre a abril, de todas formas hay para elegir todo el año, aquí os dejamos una breve guía:

  • Invierno: centollo, buey de mar, nécoras, camarones, vieiras y almejas.
  • Otoño: berberechos, bogavante, langosta, vieiras, zamburiñas y gambas.
  • Primavera: cigalas, almejas y ostras.
  • Verano: mejillones, almejas, navajas, bogavante, langosta, ostras, percebes.

Fiesta de la almeja de CarrilFiesta de la almeja de Carril. Foto: www.turismo.gal

8. Fiestas y romerías: si hay algo sagrado son nuestras fiestas. Galicia tiene tantas fiestas como pueblos y aldeas, no olvides consultar la agenda para ver los eventos más próximos, lo más seguro es que esteis cerca de más de una fiesta gastronómica y os cueste decidir, en verano no damos a basto.

9. Gallegos: si queréis saber dónde comer el mejor pulpo de la zona, si buscáis la carretera que va a la playa, si necesitáis comprar el chubasquero que olvidasteis, preguntad a un gallego, somos buenos anfitriones y gente amable. Lo más seguro es que contestemos con otra pregunta, es normal, no os desesperéis, responded a todas las preguntas y al final tendréis la mejor respuesta posible.

batea ría de Vigo

10. Bonus: detalles que marcan la diferencia. En cuanto lleguéis a las rías, veréis montones de plataformas de madera rectangulares, cuando alguien pregunte: y eso qué es, son barcos? Vosotros sabréis que se llaman bateas, donde se cría el mejillón. Podréis proponer una visita a ellas, en la que, además de explicaros el funcionamiento, probaréis uno de los mejores maridajes: mejillones y albariño.

Espero que hayáis tomado buena nota de todo y si tenéis alguna duda sobre cómo planificar el viaje o qué actividades incluir no dudéis en escribirnos. ¡Buen viaje!

10 Consejos para visitar Galicia